Dar de mamar es amar

La lactancia materna nos permitirá disfrutar de esta etapa hermosa, humana y tan importante, donde vemos que la conjunción madre-niño pone en acción muchas otras circunstancias que convergen, como por ejemplo, la igualdad en el género, donde vemos, recordamos y nos sentimos unidas a todas las madres de la clase de los mamíferos, dando de mamar a sus crías en completa libertad, atendiendo únicamente a la voz de su propia naturaleza. Y es entonces, cuando vemos a nuestro niño con toda naturalidad tomar el seno de su madre como si ya lo conociera: nace sabiendo esto. Tal parece el sentido del olfato lo ayuda mucho en esta etapa. Se pone en práctica aquí la ley de la oferta y la demanda.

El recién nacido toma el seno por primera vez luego de nacer. La madre coloca a su bebé cerca de su corazón, lo toma en sus brazos, lo acurruca en su seno: Dios y la divina naturaleza humana han dispuesto que los senos de la mujer estén a la altura del corazón.

 

Para adquirir este producto puedes acercarte al Instituto Bien de Salud Wellness Center o llamar al 225-2326 para consultar su disponibilidad.

REGRESAR

Compártelo en